Nunca, nunca (siempre lo supe)

NUNCA me tomaste en serio. ¿Alguna vez me quisiste?

Siempre fui el comodín.  No era de extrañar que algún día conocieras a alguien que te tocara un poco más que yo los sentimientos ya que NUNCA has dejado de buscar a ese alguien.

NUNCA  tomaste en serio nuestra relación, y aunque en mi interior tenía dudas de que funcionara, la venda del amor me impedía ver la falsedad de la relación.

Siempre te fui fiel, ibas por delante en cualquier aspecto, giré la cara una y mil veces hacia la tentación poniéndote a ti por delante, yo siempre te elegí,  iba a dejar mi mundo por ti. Tu infidelidad superé (aún no sé cómo aunque sí el por qué) e incluso te he puesto muy fácil el adiós tras dejarme un dolor que joder… macho  ¡Cómo duele!

NUNCA  fuiste para mí, la relación NUNCA fue como yo pensé que iba ya que tus mentiras ocultaban una simple verdad:

NUNCA me quisiste de verdad. No eras para mí (y yo siempre lo supe)

Anuncios

αyєя мє мєηтιsтє

 

 

No como nada desde que ayer me mentiste.

Estoy delante del desayuno que me he forzado a hacer pero ahí está: frío y sin sabor, como mis labios sin los tuyos.

La fruta me sabe a arena.

Lanzo la bandeja al suelo, se rompe todo en mil pedazos, así hace juego conmigo, roto por tu mentira. Llamarte mentiroso no mejorará ni arreglará la situación pero aquí me encuentro recogiendo los trozos de la taza sobre la moqueta. No, no es ninguna imagen retórica, es simplemente la verdad, trozos de porcelana que me cortan las yemas de los dedos, esos que hasta ayer te tocaban… hasta que me mentiste.

Y lo prometiste, que es lo que más me duele.

Me lo prometiste, ¡joder! ¿Tan poco vale tu promesa?

Vete a la mierda, estoy harto de ti, harto de pensar en ti, el hastío comienza a apoderarse de mí y me niego, me niego a hundirme contigo por culpa de tu mentira.

¿Qué no sea cruel? Fuck off!, anda.

Llevo los trozos rotos sobre la bandeja de camino a la cocina.

Que estúpido me siento, sentirme tan herido por tu mentira…

Un bastardo es lo que eres.

Me mentiste, y me odio por creerte.

No te preocupes, estoy mejor, aún me queda mucho para seguir dándote el coñazo, todavía tengo cuerda para rato.” (Dijiste mirando el suero al que llevabas unido cinco semanas, tres días y diecisiete horas).

Me mentiste, te moriste.

Que te den, mentiroso, dijiste que siempre estarías conmigo.

A %d blogueros les gusta esto: