¢αyєяση lαs єsтяєllαs sσвяє мí

Tumbado sobre mi cama reflexionaba sobre mi soledad. Cuando de pronto una brisa fresca entró por mi ventana poniéndome la piel de gallina. Y vi de pronto que sobre mi cabeza se precipitaban pequeños objetos que conforme descendían y selloviendo estrellas acercaban a mí más grandes se volvían. ¡Eran estrellas! Estaban lloviendo estrellas, pero no de una forma deliciosa y fina, sino cayendo sobre mi cabeza golpeándome con saña.

Lo único que me pregunté fue: ¿Qué le he hecho al cielo para que caigan estrellas sobre mí?

No hubo respuesta, solo unos buenos chichones en mi frente. Sin embargo, olvidé el reflexionar sobre mi soledad. Dichosas estrellas…

Anuncios

єѕ¢υ¢нσ тυ νσz

Cuando escucho tu voz me llenas de gran poder

En las sombras o en el baño aquel

Me ayudas a salir de aquí

Del pútrido agujero de mi oscura vida

En el que dejé de sentir

 

Cierro mis ojos y juro que puedo verte respirar

Cierro mis ojos y noto tu mano

Tirando de mi, alzando mi alma al cielo

Como si de un rezo salvador se tratara

Tu mantra es mi salvación, es mi oxigeno y mi respirar

 

Despierto de este sueño de humedad marginada

Y abro los ojos a las luces de colores

A las gominolas, a las margaritas, a tu perfume

Y a tu glorioso amor

Que siento palpitar en mis malgastados labios

Ya sin sabor

 

Desátate de la hipocresía de una vida plana

Pisa fuerte y ¡gritaaaaaaaaaaa!

Grita hasta que te duelan los pulmones

Por tu libertad, por tu vida, por las cadenas que te oprimen la piel

Fuerza, coraje y valor

 

Gracias por salvarme de las drogas, Carlos.”

Y así fue como Iván pudo sentir el poder liberador del amor, de ese amigo que lo ayudó a salir cuando no había puerta por la que escapar, gracias; desde aquí, a todos los amigos que abrís puertas que no logro ver, bien con vuestros abrazos, con vuestras palabras o acariciándome el alma con entradas de vuestros blog, por vuestros comentarios y susurros, por vuestras risas y confianzas. Gracias A Todos Los Que El Ser GRANDES AMIGOS Lo Lleváis A Raja Tabla.

єℓ ѕє¢яєтσ qυє ℓα ℓυ¢ιéяиαgα ¢σитó α ℓα яαиα

Vuela, vuela, vuela alto, pequeña luciérnaga, luz de la naturaleza ennegrecida por ramaje selvático.

Pequeña que zumba con ruidos delicados, cuenta su historia a la rana vecina de la charca rosa.

-TENGO UN SECRETO. –decía sin contener la emoción en acrobacias aéreas, dejando un leve rastro de luz, dibujando una extraña forma en el cielo azul.

-¿QUÉ ES LO DESCUBIERTO POR TI, PEQUEÑO SOL?

-HE INVERTIDO TANTO, PERO TANTO, TANTO TIEMPO EN OLVIDAR… HE MALGASTADO TANTAS, PERO TANTAS, TANTAS ENERGÍAS EN ENTERRAR… CUANDO AHORA QUE ESTOY ACEPTANDO EN VEZ DE OLVIDAR, ES CUANDO SIENTO QUE MI CAMINO HACIA DELANTE VUELVE A EMPEZAR.

-APRENDE A ACEPTAR QUE LAS COSAS SON PARTE DE TI, PEQUEÑA LUZ. ¿Y QUÉ ES LO QUE QUERÍAS OLVIDAR Y AHORA ACEPTAS?

-NO TENGO LUZ NATURAL, ESTO –señaló su trasero- ES ENERGÍA INDUSTRIAL.

-LAMENTO MUCHO TU CRUEL DESCUBRIMIENTO.

-NO LO HAGAS, SOY FELIZ, PORQUE SIGO SIENDO QUIEN UN DÍA FUI.

Y sonriendo al suave viento otoñal, se alejó de aquella charca rosa en busca de más amigos a los cuales su secreto contar.

Y creedme, este descubriendo le ayudo a volar muy, muy lejos, más allá.


A %d blogueros les gusta esto: