Al Borde Del Adiós

Hoy soy inocente, ahora no fui yo

¿Por qué me das la espalda si yo no he hecho nada?

Dices que es urgente, no puedes esperar

Que todo es diferente y sientes pocas ganas

Vas a cerrar la puerta equivocada

¿Quién robó el amor que te di?

Yo que creía en ti

¿Cuándo perdí? ¿Quién me empujó al borde del adiós?

¿Qué faltó? ¿Qué no di para que me dejes así

Sin corazón ni explicación al borde del adiós?

Juntas tus recuerdos para devolvérmelos

Está claro, no hay acuerdos, ya me abandonaste

Desde un rincón te miro, me desespera no entender

En quién se ha convertido la felicidad de ayer

Vas a cerrar la puerta equivocada

¿Quién robó el amor que te di?

Yo que creía en ti

¿Cuándo perdí? ¿Quién me empujó al borde del adiós?

¿Qué faltó? ¿Qué no di para que me dejes así

Sin corazón ni explicación al borde del adiós?

A un paso de derrumbarme y ahogarme

A punto de no salvarme

¿Quién robó el amor que te di?

Yo que creía en ti

¿Cuándo perdí? ¿Quién me empujó al borde del adiós?

¿Qué faltó? ¿Qué no di para que me dejes así

Sin corazón ni explicación al borde del adiós?

¿qυιєяσ?

Quiero esos besos a medianoche, lo cuales impiden que me convierta en calabaza al dar las campanadas en el reloj,
Gay kissquiero esos abrazos en un concurrido local, entre susurros cómplices que animan mi tristeza haciéndome olvidar la música, la gente y el lugar.

Quiero sentirme especial a través de sus ojos, ser alguien de valor por ser amado por quien saca lo mejor de mí cuando estamos juntos.

¿Quiero o necesito?… A veces olvido la diferencia

ηυєsтяσ ρяιмєя вєsσ

D

isfruté de ese beso, el primero que nos dimos, aquel beso por el que me dejé llevar aquella noche.

 

El momento no podía ser más propicio, la noche invitaba a dos amantes a besarse en aquel lugar prohibido, bajo la luz de la luna con las vistas de toda la ciudad a nuestros pies.

Aún recuerdo lo que pensé cuando me dijiste que para poder disfrutar de las mejores vistas de Granada debía atravesar un agujero en la pared en mitad de la noche, cual Alicia entrando en la madriguera, o bien saltar un enorme muro. Pensé que me tomabas el pelo hasta que vi como la oscuridad te tragaba por aquel pasadizo, y yo te seguí. Me raspé las rodillas pero después no me importó. Atravesamos un camino lleno de maleza de apenas 5 metros hasta alcanzar un peElviraqueño torreón semi-destruido (y cerrado al público).

Me senté en el borde del mirador y contemplé las vistas que me ofrecías, el arco de Elvira desde una posición envidiable, el resto de la ciudad a mis pies y el blanco albaicín a un lado cual grada observando el espectáculo que éramos tú y yo. Aquella noche te di nuestro primer beso, y aún siento tu sabor y tacto en mis labios. Me abrazaste con fuerza y perdí la noción del tiempo. Tuve que separarme de ti en un par de ocasiones porque la pasión nos podía conducir demasiado lejos, pasión que me arrastró a descubrir la suavidad de sus sábanas durante el alba.


Con aquel beso me enamoré de ti.

Con aquellas vistas deseé estar a tu lado.

Con aquella noche supe que te seguiría donde quiera que me llevaras.

Desde ese momento me has mostrado mil y un lugares de eterna belleza envueltos en momentos dulces y memorables, pero esa es otra historia…

sι ρяσмєтσ ησ νσlνєя

Si prometo no volver ya no habrá calor, sudor, ni piel.

Ni ropa ni trastos por doquier.

Polvo acumulado, ni conmigo Shanelle.

 

Si prometo no volver no habrá cargas al móvil, ni llamadas ni preocupaciones para quién.

Vended mi guitarra, uso no le doy. Guardad mis Blu-ray. Quemad mis apuntes y los regalos de mi dormitorio, donad mi ropa y lo demás… lo dejo a vuestro criterio, eso sí…. Si prometo no volver.

 

Si prometo no volver no habrá más tardes vacías esperando algo que no llega, no habrá cuartos, ni medias, ni horas enteras que observen mi mirada perdida. No habrá más contención de lágrimas sobre la almohada (o en cualquier otro lugar).

No habrá suspiros lanzados al aire expulsando el dolor de mi interior.

No habrá música, no habrá gritos, no habrá tatareos ni composición, no habrá entradas de este blog si prometo no volver.

 

No habrá otoño ni un año más en mi haber, no habrá futuro, ni clases, ni cursos ni nada que ver.

No habrá melancolía, no habrá recuerdos, no habrá preguntas sin resolver.

No habrá sentimiento de culpa por no haber tenido antes valor y aferrarme a algo muerto que muerto me ha dejado el corazón.

 

Si prometo no volver no habrá gente nueva, no habrá tapas, no habrá sonrisas, ni confidencias ni decepción al no haber una segunda cita, no habrá gomina, ni colonia, ni mi cepillo de dientes ni mi delgadez, pues si prometo no volver… si prometo no volver….si prometo no volver

Puertas ocultas

Hace calor, por eso dejo entornada la puerta, para que haga corriente.

Y la escucho crujir por el leve viento, pero no me atrevo abrirla por lo que pueda entrar… pero lo hago, me pongo a prueba, intento abrir la puerta de par en par para hacer frente a lo que hay tras ella y que la corriente de aire refresque mi habitación, pero me duele, me enfrento y me duele.

Mi cuerpo se tensa y obligo a mi mente a bloquear aquello que entra con brío en mi habitación. Acabo sangrando y volviendo a entornar la puerta.

Hay momentos en que me olvido de que no está cerrada… pero está ahí.

Y solo deseo que un día de éstos, al abrirla para demostrarme a mí mismo que ya no habrá nada que me hiera, se haga realidad ese deseo.

 

Alivia mi habitación con aire fresco. Huelo aire enmohecido que no consigo disolver.

 puerta entreabierta

P.D. hablo de una puerta oculta.

Últimamente…

Últimamente me ocurre algo con frecuencia: Los recuerdos y ciertos pensamientos se me atrancan en el corazón e instintivamente los saco con un profundo suspiro, así, imagino como el dolor que se ha pegado a estos recuerdos y pensamientos escapan al aire… y se pierden en la inmensidad del espacio sin que puedan regresar a mí.  De esta forma, estos recuerdos solo me hacen daño una vez… Antes de que los expulse de mí. Si se pronto escucháis un profundo suspiro… Es la limpieza de dolor que estoy haciendo a mi alma

Nunca, nunca (siempre lo supe)

NUNCA me tomaste en serio. ¿Alguna vez me quisiste?

Siempre fui el comodín.  No era de extrañar que algún día conocieras a alguien que te tocara un poco más que yo los sentimientos ya que NUNCA has dejado de buscar a ese alguien.

NUNCA  tomaste en serio nuestra relación, y aunque en mi interior tenía dudas de que funcionara, la venda del amor me impedía ver la falsedad de la relación.

Siempre te fui fiel, ibas por delante en cualquier aspecto, giré la cara una y mil veces hacia la tentación poniéndote a ti por delante, yo siempre te elegí,  iba a dejar mi mundo por ti. Tu infidelidad superé (aún no sé cómo aunque sí el por qué) e incluso te he puesto muy fácil el adiós tras dejarme un dolor que joder… macho  ¡Cómo duele!

NUNCA  fuiste para mí, la relación NUNCA fue como yo pensé que iba ya que tus mentiras ocultaban una simple verdad:

NUNCA me quisiste de verdad. No eras para mí (y yo siempre lo supe)

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: